RABAT

Las proporciones exactas de la violencia sexual experimentada por hombres, mujeres y chicos y chicas migrantes subsaharianos durante su viaje son desconocidas. Imposibles de contabilizar en una población que busca pasar desapercibida y/o que está en manos de traficantes humanos. Sólo de 2010 a 2012 MSF ha tratado a 700 pacientes agredidos. El viaje a Marruecos representa, especialmente para las mujeres, un riesgo elevado, añadido en ocasiones a agresiones sufridas en sus países de origen.

Marie

“Nuestro viaje, no es un viaje como tal. Cuando estás sola, no tienes donde dormir, no conoces el país, estás expuesta”. Son las declaraciones de una mujer sin nombre real y sin cara, como todas las entrevistadas, que se hará llamar Marie, y que fue violada en cuatro ocasiones en su trayecto desde Camerún hasta llegar a Rabat. Quedó embarazada y acaba de dar a luz en la capital marroquí.

Marie, con 30 años, espera que su pequeño crezca un poco antes de arriesgarse a subirlo a una balsa de plástico que los lleve a Europa. Dejó en Camerún a una niña pequeña de la que no se podía hacer cargo y con la que no puede contactar, “porque no tengo dinero, nada que darle de lo que me pueda pedir”. Marie conserva las fuerzas y carga con un bebé no deseado que aprende a querer.

Related Articles

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *