OUJDA

El miedo a la deportación es una constante. Oujda es vieja conocida por los migrantes subsaharianos. La gran mayoría de ellos llega a través de Argelia y Oujda es la ciudad de recepción, de entrada. También a la que regresan cuando las fuerzas de seguridad marroquíes los expulsan del país. Generalmente en grupos de veinte o treinta. A veces, heridos, a veces, menores.

En tierra de nadie

Cuando los deportan, los dejan en tierra de nadie, son repelidos por los argelinos y ellos regresan a pie a Oujda, cinco horas de camino, veinte horas de camino, dependiendo de dónde sean abandonados y de si conocen por dónde salir del desierto.

En Oujda se han instalado en terrenos de la universidad y también en los montes de las afueras. Se organizan por comunidades, Ghana, Mali, Camerún, Guinea. Oujda es ciudad de entrada, de salida y también de reposo, de coger fuerzas, de curarse las heridas (si han sido deportados desde Nador, repelidos mediante fuerza bruta en el intento de saltar la valla a Melilla, en Oujda pueden tratarse en centros de salud públicos), de esperar a que llegue la estación del año adecuada y la meteorología facilite el paso por mar. Sin poder trabajar por no disponer de papeles, se ven condenados a la mendicidad.

Related Articles

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *